Estilo de vidaPoda de árboles y arbustos ¿Qué hay que saber?

Poda de árboles y arbustos ¿Qué hay que saber?

¿Qué es la poda?

La poda ayuda a controlar el crecimiento y la estructura de los arbustos y árboles, elimina los tallos y ramas muertas o enfermas y favorece el desarrollo de flores, frutos y nuevo follaje. Especialmente cuando se trata de plantas leñosas, la poda es una forma estupenda de mantener su crecimiento saludable.

¿Qué árboles y arbustos hay que podar?

Al podar, la regla básica es que menos, es más. En otras palabras, no hay que podar imprudentemente; piensa en lo que vas a podar ANTES de hacer el corte. Es muy fácil hacer otro corte, pero no es tan sencillo volver a colocar una rama.

Hemos recurrido a PODAS FLORAMA, expertos en poda de arboles Madrid, a continuación, indica algunos criterios que hay que tener en cuenta al podar árboles y arbustos:

Ramas muertas, moribundas, rotas o enfermas

Todas las ramas o tallos que estén muertos, moribundos, enfermos o rotos deben ser podados. Esto puede hacerse en cualquier momento del año, y cuanto antes, mejor.

Como mínimo, podar las ramas o los tallos antes de que el árbol produzca un nuevo crecimiento en primavera para que no desperdicie energía en las zonas dañadas.

Según expertos en poda de arboles las Rozas, eliminar las ramas muertas o moribundas no sólo ayudará a prevenir la propagación de enfermedades a otras partes del árbol, sino que también ayudará al árbol a centrarse en la producción de un crecimiento nuevo y saludable.

Ramas que se cruzan, crecen hacia adentro o hacia abajo

Es necesario eliminar las ramas que crecen cruzadas entre sí, o al menos podar una de las extremidades ofensivas. Las ramas que se tocan pueden rozar y crear un punto de acceso para los insectos y las enfermedades.

Del mismo modo, las ramas que crecen hacia el interior del tallo o tronco central pueden acabar rozando otras partes de la planta, por lo que es mejor podarlas.

También es importante dejar un poco de espacio para que el aire llegue al centro del árbol, si un árbol o arbusto crece demasiado sobre sí mismo, corre mayor riesgo de dañarse y de sufrir otras enfermedades fúngicas que prosperan con el aire húmedo y estancado.

Las ramas que crecen en ángulo descendente pueden suponer un problema si acaban entrando en contacto con el suelo o los árboles cercanos, lo que podría exponerlos a enfermedades y plagas.

En general, estas ramas son menos productivas y saludables y eliminarlas ayuda a fomentar un crecimiento más sano en la parte superior del árbol. Las ramas de bajo crecimiento también pueden ser un peligro para las personas o las infraestructuras, por lo que la seguridad es otra razón para mantenerlas controladas.

Chupones y brotes de agua

Los chupones (brotes largos que salen de la base de un árbol o de sus raíces) deben podarse lo más cerca posible de la fuente. Como su nombre indica, los chupones suponen un gasto de energía para los árboles.

Los brotes de agua (brotes que crecen directamente de las ramas principales de los arbustos y árboles) pueden podarse en cuanto los veas. Eliminar los brotes de agua ayuda a orientar la forma y el patrón de crecimiento de un árbol o arbusto. También evita que las ramas se sobrepongan y se rocen entre sí.

Hay que tener atención a lo que se va podar y la eliminación de ramas va a depender de la edad y el tamaño del árbol.

Chupones y brotes de agua

Árboles y arbustos jóvenes

Las plantas leñosas jóvenes deben podarse de forma que se les anime a producir una estructura equilibrada y abierta de tallos o ramas.

Presta atención a los tallos o ramas cruzados o que crecen hacia dentro, sobre todo; es mejor «cortarlos de raíz» cuando todavía son fáciles de cortar.

Es importante eliminar las ramas cruzadas o que se rozan, así como las que crecen en un ángulo de 30º o menos con respecto al tronco, ya que están débilmente unidas y son más propensas a romperse por las tormentas.

Las ramitas pequeñas pueden recortarse hasta un brote para fomentar una mayor ramificación.

Árboles y arbustos antiguos

Los árboles y arbustos antiguos suelen beneficiarse mucho de la poda, ya que los anima a producir un crecimiento nuevo y vigoroso que da lugar a flores y frutos igualmente sanos.

Los arbustos con múltiples tallos, como el viburno, la lila y la forsitia, pueden soportar una poda más dura. Es necesario eliminar hasta un tercio de los tallos viejos para fomentar un nuevo crecimiento.

Poda de arbustos

Al podar los arbustos, hay que intentar mantener la forma natural de las plantas eliminando ramas individuales. Es importante eliminar las ramas muertas, dañadas, cruzadas y amontonadas hasta la base de la planta.

Hay que recortar hasta un brote que mire hacia fuera, lejos del tallo o tronco central. El nuevo crecimiento surgirá de esta yema, por lo que querrá que crezca hacia fuera, no hacia dentro.

Hay que dejar aproximadamente 1/2 pulgada entre el brote y el lugar donde realiza el corte.

Cortar en un ángulo que se incline hacia abajo y en dirección contraria a la yema, para evitar que el agua se acumule en la herida y corra hacia la yema.

Cuando se poden las ramas más grandes, hay que cortar hasta una rama lateral, es decir, donde una rama más pequeña emerge de la rama que se está podando.

Poda de árboles

La mayoría de los árboles de hoja caduca y perenne necesitan poca poda una vez que se han establecido en tu jardín. Sin embargo, habrá ocasiones en las que tendrás que realizar una poda correctiva para eliminar una rama rota, una rama enferma o un crecimiento muerto.

Podar las ramas laterales hasta la rama principal o el tronco, dejando el cuello (el trozo de rama que se asemeja a un anillo elevado alrededor de la base de la rama). Dejar este cuello intacto es esencial para la correcta cicatrización de la herida.

  • Al podar ramas grandes, de más de 1 1/2 pulgadas de diámetro, es importante utilizar una sierra de podar o una sierra de arco para hacer un corte en tres partes:
  • El primer corte debe hacerse por debajo de la rama, a una distancia de entre 15 y 20 centímetros del tronco. Corta sólo 1/3 del camino.
  • Realice el segundo corte a 5 centímetros del primero, hacia el final de la rama. Al hacer el corte, la rama caerá.
  • Por último, corte el tronco restante hasta el cuello de la rama.

En el caso de las ramas más pequeñas, utilice una sierra de podar o unas podadoras manuales para eliminar las ramas, cortando hacia atrás hasta un brote orientado hacia el exterior o las ramas que se cruzan.

No cubra los cortes de poda con pintura para árboles. Las investigaciones han demostrado que sellar los cortes y las heridas de los árboles no acelera su curación y, de hecho, puede favorecer su deterioro.

4.9/5 - (56 votos)
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img

Otros artículos relacionados

¿Cómo elegir el mejor método de desbroce de fincas para tu terreno?

Guía práctica para el desbroce de fincas: Técnicas y...

Descubre el arte del masaje tántrico: un viaje hacia la plenitud corporal y espiritual

El masaje tántrico es un viaje sensorial que despierta...

Los drones despegando hacia el futuro: conoce las aplicaciones profesionales y comerciales

5 aplicaciones profesionales y comerciales de los drones Los drones...

Las piscinas de fibra: tu oasis personal en el jardín

¿Por qué elegir las piscinas de fibra? En el mundo...

Tendencias de SEO en 2024: ¿Qué cambios nos esperan?

Los analistas y especialistas ya están prestando atención a...

¿Conoces las ventajas del hormigón pulido?

Beneficios del pulido de suelo Cuando se trata de dureza,...

Tratamiento del melasma con Hollywood Spectra: una solución innovadora

Desvaneciendo el melasma El melasma se manifiesta como manchas oscuras...

Magnetoterapia en veterinaria: una revolución en el cuidado de las mascotas

Bienestar animal y magnetoterapia La salud y el bienestar de...
- Advertisement -spot_img

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies